7 oct. 2017

DROGAS


“Sé que me cuesta concentrarme y que se me olvidan las cosas… Fuman casi todos mis amigos. No lo voy a dejar…” 
(Niña de 15 años)


La tarde se desgasta en sus jóvenes osamentas.
Con voces verduleras cultivan rebeldías,
gritando reveses como si fueran derechos,
escritos de un Talión adolescente;
negrura por los surcos que les tuercen cada hoy.

Se encandilan con la hierba que araña la memoria,
rebosan de alcohol hasta la médula.
En la cabeza un avispero de cigarras,
el estómago un calcetín deshecho.

Y tú sales de ti
por ser la princesa de lo irreal.
Buscas un reino de colores cortos,
se te cae a pedazos el trono del futuro,
tu imagen una foto en blanco y negro.

Más vale pronto…
Si lo intentas podrías deslizarte
por el brocal que limpia la oscura madriguera
y dejar paso al aire más limpio de la noche.
Por el rincón sediento de los libros,
que te ofrece un suelo apalabrado de mañanas.

Allí fuera aún agrandan la esquina
un  bancal de manos abiertas,
los besos libres de ojales,
la risa que se peina sin aderezo.
Abre la cerradura que te enjaula,
rompe los labios con un claro NO.



ADOPCIÓN

     
                   
“No me hacen caso. Me insultan. Yo quiero ser blanca. No me gusta mi piel. Nadie me quiere así”. (Niña 14 años)


Un revés  en el despuntar de su estrella
trastocó en opcional el destino.
Fue india de cuna hacinada
sobrevivió en el lar de los abandonos:
sin la caricia que besa,
sin el arrullo que templa el abrazo,
sin la paz sosegada del pezón.

Padres dispuestos a acuñar su estirpe
en el nido que teje el lujo,
la dejaron sin raíces
hasta nacerla de nuevo.

Ahora es la joven de cuerpo sinuoso 
donde madruga el bello rasgo oriental.
Y otro clavo del destino:
la piel cetrina que inventa el rechazo.

Lo siente como daga invisible
que le lanzan todos los ojos.
Lenta cae una lágrima
hasta doblar la esquina:
 “¿Por qué estos brazos color mugriento?
Soy cucaracha entre mariposas.
Quiero ser blanca, como de aquí”.

Abraza esa piel macerada en sol.
Te  esculpieron como diosa de dos mundos,
llevas dentro un mosaico de azahar.
Si miras en el fondo de tu espejo

con certeza
                    un caballito de mar
                                                      viene nadando

   en tu futuro. 

12 feb. 2016

A LOS QUE SE ATREVEN A LLEGAR



Sobrevivo en el jardín de piedra,

un árbol me acoge silencioso,

el balancín de las hojas

se apiada de mí.


Un día más y no entro,

por qué no entro.

Cerca, cada vez más cerca,

la mano del saludo

se alza frente a un muro impenetrable.


Lo rodeo, despide frío,

cada vez más frío.

Los brazos se duplican,

los pies dudan,

son como alas sin vuelo.


Si no consigues hacer que se entibie

no puedes traspasarlo

y despegar.


Muro humano, de alambre, granito,

frena, perturba, oprime, …

No hay grietas que se agranden,

solo el respiradero

por donde la voz hiere.


A ratos la palabra,

paloma pálida de lumbre,

se suma al recorrido.

De nuevo aproximarse

con los pasos más justos

y ese frío que pesa.


Y no, aún no entro,

¿dónde la puerta?
















12 nov. 2015




TEJIDO ALZHEIMER



Llegas dudosa,

con la misma mirada interrogante.

Traes el excedente de arrugas

y la escasez en los recuerdos.

Mis manos extendidas son la señal,

te abrigo, me respondes,

sé que algo en ti se orienta.



Qué deseo vestirte la memoria

de unos pies pequeñitos

que alzaban olas en tu vientre.

Y solo nueve lunas

hacia un gozo sin límite –decías.

Tu abrazo tan extenso

amoldándose a mi cuerpo menudo,

la urgencia de mis labios por beberte.



Duele el olor de los recuerdos,

aquellos días de jardín,

la corona de flores de un domingo

en que fui tu ángel.



Hoy rescato el perfume de la lana,

tu aire de tantas horas…

Las agujas fluyen del anillo al corazón,

sin minutos de vuelta,

danzan casi metálicos

tus dedos curvos,

pones una sonrisa en el olvido.



Desearía coger el relevo,

con mi infancia de hebras azules

empezar a tejerte,

cada punto una imagen.



Y al atardecer te pienso allí,

cuando el sol vuelve a caer en negrura,

ladrona de los párpados

que me visten el luto.

La tristeza de que te estás yendo

esconde la angustia de saberte

muy cerca del sendero a las cenizas.



Al fin vence la luz,

me cuenta que fuiste sereno abrazo

de este yo tan mío

que ahora encoge.

Oigo tus pasos,

quizá me hablen de los amaneceres

cuando tu beso madrugaba.



Y es la luz que deslumbra

este nido de soledad.

Tan solo la nostalgia,

destejiéndome.

T a n  s o l o… t a n  s o l a …

tú en mí, por todo el tiempo, viva.


(XVI Premio de Poesía Círculo de Bellas Artes 2015)





27 abr. 2015

HOMENAJE




       (Foto tomada de Google)
                                                        

Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.

Jaime Gil de Biedma


Abrazaste, abrazamos la idea

— ilusa juventud—

de que la vida

se alcanzaba a un toque de mano,

que nos comeríamos el mundo.

Y nunca imaginamos

que quizá el mundo

nos podía comer.



Hoy Europa nos mastica

y España, esta España mía y tuya,

nos muerde a diario.

Impunemente nos roban

a pie y sin arma.

Nos dejan cada día

los ojos y la boca

más abiertos de asombro

y en cuántos de hambre.



Algo nos sangra por dentro

y llama a la lucha.

Triste aquella guerra que aún se oye

y sigue colgándonos al pacifismo.



Es casi suerte

que tú ya no estés aquí,

pero  tus poemas 
respiran.

Entre tus versos me deslizo,

sé que en ellos aún vives

que vivo, que somos, que soy.


(Homenaje a Jaime Gil de Biedma
Facultad de Filología UCM.
25/04/15)



30 ene. 2015

A LOS JÓVENES



Levántate y corre,

porque andar ya no sirve.

No sirve la huida

rodando el placer de ser joven.



Te miente el sé feliz

que altera las neuronas,

vomitando por la calle

el ácido corrosivo de tus problemas.



No te agarres al ahora del delirio

si a tu hoy ya le robaron la vocal

y el futuro te lo dejan sin palabra.

Oscuro y será negro

si codo a codo no luchas lo que es tuyo.



Despertad, levantaos y corred

porque andar ya no sirve.

De nada sirve

vivir dulcemente las aceras,

uníos a tomar la calzada.



Lo sabéis hoy y cualquier día,

jóvenes comprometidos,

juntos y más

y más y todos frenaremos éste…

y otros y tantos atropellos,

abriendo la explanada del FUTURO

con mayúsculas y con todas sus letras.



Ana Galán Vigo 
Plataforma de afectados HepatitisC
Poetas en marcha 10/01/15



27 nov. 2014

FONDO DE OJO





Las gotas descolocaron el ojo,

vueltas de llave en su interior.

El azul zarandea desde arriba,

lo negro cuaja en blanco imposible.

Sin iris estoy colgada en la luz

hasta el suelo me azota y me deslumbra.


En vista más a fondo

los sentidos redoblan el parque

donde abraza ese ginkgo biloba,

su resistencia a vestir de amarillo.

Y el recuerdo salta del cuadro,

calor de aquel poema ya ceniza,

los besos humus de la tierra.


Hoy desde el fucsia hasta un verde fósforo,

por todos los colores descuadrándome.

Y las pupilas asfixiadas,

soles negros de claridad.

Todo fue un hábito,

todo hoy es diferente.


Si no me hablara así la vida

vomitando también sus dulces sombras,

querría una muerte de árbol callado.

un breve adiós que me desnude al frío.