9 ene. 2018

BROTA UN SUEÑO DE PAZ






No cargues los ojos con destellos metálicos,

vacía de munición el arma más dañina:

la palabra que abrocha los odios.

Misil que va y vuelve, búmeran de piedra

que te estrecha los pasos

y dobla las distancias.



Desnúdala de esos harapos de caverna

que aún abrigan tu gris hasta arrugarlo,

del calor falso que seca las lagunas

hasta dejar sin verde el descanso de la orilla.



Un torrente de fanatismo se dispersa,

asola los cultivos donde crece.

Hay un antídoto contra toda esta maleza,

sembrar las ideas y labrarlas de una en una.

Poner el respeto como abono ineludible

y beber de la lluvia que trae el viento rojo.



Truécalas con tus vecinos de arboleda,

abriendo la voz al encuentro líquido,

al disfrute de un tiempo al que llamemos PAZ

en esta Tierra con sed de semillas.

1 comentario:

  1. Hace un momento he visto tu comentario en mi blog. Como no sé si volverás a pasar por allí, esto es lo que te he contestado:

    ¡Hola, Ana!

    No, efectivamente no me conoces porque yo estaba entre el público.

    Suelo acudir a este tipo de eventos siempre que puedo para hacerme con nuevos títulos y nuevos nombres. Luego comento los que me gustan. Los que no, me olvido de ellos.

    Me alegro de que pueda ser de alguna utilidad este humilde y breve comentario. Y, por supuesto, puedes utilizarlo donde te venga bien.

    Un saludo y mucha suerte.

    ResponderEliminar