19 jun. 2014

POEMA A RAS DE SUELO




Mis palabras no trepan a los árboles.

Temen la luz a cielo abierto,

no saber el lenguaje de los pájaros

o liarse en la espesura de las ramas.


Se asustan de esas hojas tan enormes,

las de nudo esponjoso,

con el envés volcado a cualquier viento

que las alce y realce.


Son tercas mis palabras.

Ellas tiran al suelo,

a por el sol que duerme lunas

mientras la hierba las nombra.


Un reto ser raíz,

los ojos de las vocales muy abiertos,

el cuerpo en vertical.

Y nacer verso...

de la tierra del trigo

de la tierra del cuerpo y sus gusanos.


Y no, no quieren subirse a los árboles.



4 comentarios:

  1. Me gusta tu aproximación poética a la Biología, ya lo sabes.

    Un beso, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen. Me coloco ahí inconscientemente, luego llegas tú a hacérmelo patente. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Me encanta.
    Buena dosis antienvanecimiento.
    De miércoles de ceniza o así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Diego. No tanto, pero me cargan los que se autocoronan. Un beso.

      Eliminar