11 may. 2014

TIEMPO DE MENTIR




Si se tiene el privilegio de habitar espacios 
en los que se produce un cierto trastorno del tiempo, 
un silenciamiento de sus premuras...brota otra cotidianidad...

 Ángel Gabilondo - Horas cotidianas (29/04/14)





Fuimos lo que seremos,
poca sorpresa en la imaginación.
El tiempo acelera a su antojo,
pone su sello en tus rincones.

Hay solo una manera de mentirle:
Deja el ayer de plomo
y alíate con el presente,
el único que se deja abrazar.
No quieras perderte por el futuro,
no está en el horizonte.

Trata de aprender a estirar las horas.
Si gozas de cada instante,
el más cotidiano o quizá increíble,
pones freno a la impaciencia de Cronos.

Y si el reloj se para sin permiso,
no cuadrará la cuenta,
lo absoluto siempre da error.

Ana Galán 5/05/14



1 comentario: