1 oct. 2013

SUBDITO


 


                             Es nombre que define,
                        como una garrapata sobre mí,
                        desde hace tiempo.

                        Disparo a la razón,
                        simula muerte,
                        pero ahí se queda.


                       Mis uñas lo desgarran,
                       quiero ver cada trozo por los aires,
                       quedar en carne viva,
                       sin dolor por los suelos.

                       Harta del engomado y la pintura,
                       de las lujosas vendas                  
                       que te escayolan.

                       Necesito otro nombre,
                       es hora de reavivar la piel.

                      No me llaméis así,
                      no existo para las bestias.

2 comentarios:

  1. Me gusta la fuerza de este poema, Ana. Creo que te pega más lo desgarrado que lo blando.

    Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Manuel. No sé si me pega o no pero unas veces te salen de una manera y otras con más desgarro y no sé por qué.

      Eliminar