25 abr. 2013

QUEDA UNA LETRA

                                 
           
Las letras se me pierden,
sin entender por qué.
Cuando queda la última,
me late la conciencia,
la salvo por no olvidar la palabra.

Encuentro la A que endiosa el amor,
sin comprender qué ocurre, 
te suelta en el desierto.
Otro espejismo asoma,
te sorprenden las dudas.
¿Amanece en la tarde?
¿O un viento rojo desdobla la esquina?

Y aparece brillante,
esa A de amistad
que abre otras páginas.
¿Quién todavía necesita mis manos?
 
 
 
 

2 comentarios:

  1. A ti no se te pierden, Ana, van en tu busca.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Carmen. Qué ilusión que seas tú mi primer seguidora. Un abrazo.

    ResponderEliminar