30 abr. 2013

PIEDRAS Y AGUA

Río Tinto (Huelva)
                     
 
Las cimas jadean al aire blanco,
fuertes contracciones
hacen parir a la tierra.
          Deformes hijos de filo cortante
han roto su cordón.
Desigual despliegue de oquedades
que aspiran a ser esqueleto.

 
Lloran no ser la montaña
ni un vulgar promontorio en la llanura.
El sol calma sus dudas,
los posee con lentitud,  
visten de verde bajo el húmedo zaguán.
                                        se esponjan hasta la grieta.
 
 
Las tormentas del otoño los arrullan
hasta dormirse en el lomo de los árboles.
Es la violencia del torrente
ágil seductora de sus desnudos.
                     Se rinden al abrazo líquido,
                     trazos de ese amor que los esculpe.
                     Como centinelas de la orilla
                     rejuvenecen al paso del tiempo.
 

                        Orgullosos cantos rodados,
                        libres de arrugas,
                        aspiran a ser esfera,
                        que el río los ruede,
                        hacerse un hueco en el mar
                        y morir agazapados
                        sobre el rojo de los corales.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario