7 may. 2013

CROCUS



Era un tiempo de luz,
donde los límites chocaban
desde fuera hacia dentro.
Tiempo de niños y lluvia de almíbar,
cuando desde el alba hasta el ocaso
el cielo fue la patria de los ojos.

Mayo se iniciaba en parto múltiple,
de capullo a corola cosidas a la tierra,
reinaban las flores de suelo.
Después cedían el trono a las hojas,
agujas de dolor velando los ajados pétalos,
sin saber que las raíces
volvían a llenar el útero,
cofre escondido,
hasta otro nacimiento.

Y allí, tú y yo,
como atrevidas flores
nos abríamos sobre la hierba
para  llevar a lo más alto
todo el color de los sueños.      

Poema realizado al cuadro homónimo de Carlos Vázquez

2 comentarios:

  1. Gracias Reme por tu visita. me alegro que te guste. Un beso.

    ResponderEliminar