22 nov. 2013

MAREAS

 



                 
 
Ríos de tinta dulce
eligieron un mar blanco,
toda mi palabra dentro
hasta cribar limo en el fondo.

Tu mar de pez asustado
se desbordó.
El miedo a no respirar en la arena
me dejó las orillas
de silencio empapadas.

Difícil dar un paso,
solo mover los pies con lentitud...

o nadar en la noche
y asumir riesgos de profundidad.

Ya conoces mi lenguaje de otoño.
Volvería a dejarte
mis hojas de lluvia,
la semántica de todos sus colores.

Lee de nuevo, piensa...
y si nacen días de voz,
 
procura que tus palabras
sequen el silencio,
este silencio de fondo marino

que    me    deja      a          la           deriva

en el péndulo de todas las mareas.

2 comentarios: