1 oct. 2013

BESO


 



“Fue increíble. No me lo podía imaginar…Por la noche me miraba los labios en el espejo y me parecía que tenían otro color”.  (Niña de 11 años)
 
                 En el perfil de la noche

un brillo de sonajas

suena en el troquelado borde de su  boca.

Sus dedos resbalan inquietos

el encendido color de sus labios,

sellan al lacre

los primeros trazos de otra piel.

 

Su mente confusa

se revela en imágenes,

un frío incandescente

recorre cada poro.

 
                 Los sueños tiemblan en el fondo del ombligo:

“Detente en esta hoja diario de mis deseos”.


El espejo, fiel amigo, descubre la escena:

labios en un lazo,

un único telar,

urdimbre que liba néctar.

Y en un parpadeo,

los hilos del pudor

se esconden en los bolsillos.

SUBDITO


 


                             Es nombre que define,
                        como una garrapata sobre mí,
                        desde hace tiempo.

                        Disparo a la razón,
                        simula muerte,
                        pero ahí se queda.


                       Mis uñas lo desgarran,
                       quiero ver cada trozo por los aires,
                       quedar en carne viva,
                       sin dolor por los suelos.

                       Harta del engomado y la pintura,
                       de las lujosas vendas                  
                       que te escayolan.

                       Necesito otro nombre,
                       es hora de reavivar la piel.

                      No me llaméis así,
                      no existo para las bestias.