29 may. 2013

VEGETAL HUMUS CÁLIDO


 

                                                                                                            “…briznas de besos somos,
                                                                                             vegetal humus cálido nutricio de la muerte."
                                                                                                                    Pablo García Baena.


De primavera plagada de incertidumbre
al verano más gozoso
un sabor de pétalo se fija en la piel del labio.
Los ojos ágiles,
se despliega un mundo de adjetivos.
El nombre y el verbo juegan a la misma luz,
perfilan la grandeza del paisaje:
La vida un cuadro de tonos ardientes,
los pasos sumisos al veloz pie del tiempo.
 
Por un sendero de arista erosionada
abre el otoño su acuarela de cristal,
refugio del viento tibio y húmedo
que amusga todos los colores.
Célula a célula se resiste el verde
hasta que las hojas se desgajan
rendidas al pulso de los nuevos matices.

Del abrazo al beso amarillo,
a pinceladas de saliva roja,
va cayendo la ternura del ocre,
se sabe nos llegará el invierno.

La tierra reclama su ungüento nutricio,
vegetal humus cálido de la muerte,
donde ya habitan los besos
que un día quise poner en tus labios...
se fueron vacíos besando el aire. 
 
 

15 may. 2013

“VER PARA VIVIR”


 
                                                   “…detrás de la cotidianeidad de los objetos
                                                                                  se aloja mi vida y vuestra vida…” Enrique Gracia Trinidad

                                  Hoy se encogen las sístoles,
                                  el corazón no ensancha.
                                  Si despliegas los párpados,
                                  te destrozan los ojos.
                                  Hay que aprender a no mirar
                                  y concentrarse en ver.

                               Portal de mi mesilla,
                                  “Ver para vivir” entra.
                                  Lo que es de casa,
                                  lo que justifica las calles,
                               objetos de alma ingenua.
                                  Aquel bolígrafo, este cojín,
                                  las zapatillas
                                  y el poema olvidado…
 
                               Llega el espejo
                                  a recordarnos lo de fuera:
                                  el parque más querido,
                                  las arenas que viajan,
                                  el árbol que crece al amor…

                                 No tengo que doblarme,
                                 si quiero ver
                               mi propio cuadro.
                      
                                                   A Enrique con gratitud por sus enseñanzas y este libro
                                                                    que agranda los ojos.

  

7 may. 2013

PAISAJE SIN NOMBRE



 
                 Hoy el verso despliega
                 al galope de esos caballos
                 que me dibujan el mar.
 
               Huyeron de ese límite preciso,
                 juego del inconsciente,
                 ir de la mano a la palabra.
 
                 Sus crines son olas del viento,
                 pintan un cielo de agua.
                 El azul se confunde.
                ¿Qué es cielo? ¿Dónde el  mar?

                 El latido me detiene los dedos,
                 fluye dentro la voz.
                 Danzan los puntos suspensivos
      
                 ...                  ...                ...
                          ...                 ...               ...
                
                 el baile abrocha.

                 Se evapora el color,
                 solo unas huellas parecen sendero, 
                 mis pasos siguen su rastro de arena. 
                                                                                                                                                                         
                             
                                                      
                                                                 
                                               

                     
 

 

CROCUS



Era un tiempo de luz,
donde los límites chocaban
desde fuera hacia dentro.
Tiempo de niños y lluvia de almíbar,
cuando desde el alba hasta el ocaso
el cielo fue la patria de los ojos.

Mayo se iniciaba en parto múltiple,
de capullo a corola cosidas a la tierra,
reinaban las flores de suelo.
Después cedían el trono a las hojas,
agujas de dolor velando los ajados pétalos,
sin saber que las raíces
volvían a llenar el útero,
cofre escondido,
hasta otro nacimiento.

Y allí, tú y yo,
como atrevidas flores
nos abríamos sobre la hierba
para  llevar a lo más alto
todo el color de los sueños.      

Poema realizado al cuadro homónimo de Carlos Vázquez

6 may. 2013

"ESTE SOL DE LA INFANCIA"

Villeguillo- Mi hermana y yo con una amiga


“Estos días azules y este sol de la infancia”- Antonio Machado



Hoy deshace este sol de la infancia,
me regresa al susurro de los árboles
que hablan sin parar con el viento.



Desde el pinar a la hondonada del río
aprehendo todos los verdes,
miles de imágenes hasta los ojos,
filmado todo un guión.


Los dedos del agua en la piel
me confunden las caricias,
no duele la pinza del cangrejo.



Las charcas acaban mojándonos,
no hay príncipes entre las ranas,
solo mis peces negruzcos
se mueren en un tarro de cristal.



Hay un tiempo de trigales,
un mar seco de espigas
y el barco dando mil giros en la era,
todos sobre las olas, 
el cielo a rebosar de carcajadas. 




Y una tarde cualquiera
llueve detrás de los cristales,
llueve y calan amores,
compiten con toda la risa.



El espejo no me encuentra,
escapa el juego,
la niña se durmió tras el azogue.
 
Ahora paseo en estos días azules,
siempre el mar y un papel.

¿En qué renglón se acabará mi verso?

 

1 may. 2013

CONMEMORACIÓN 1º DE MAYO


EL CUADRILÁTERO

Aquí,  contra las cuerdas,
sin medida de tiempo,
sin señal de campana.

Resistimos como héroes,
por no desterrarnos las raíces,
por no vomitar en la Historia.

La defensa es el grito
en la insensible boca del rival.
Se levanta  el valor,
ir del puño a las armas,
un vuelo de palomas en la frente.

Y pacíficos, tomamos asiento…

Sin dejarnos tirar,
manos y pies contra  sus  desvaríos,
nausea de este trato improcedente.

 Algunos no resisten,
asfixia de sus golpes,
deshecho el corazón.
 
Nadie cerrará los ojos hasta nunca.

Esos que tienen por nombre tu rabia
y su progresión de estupideces:
¡fuera del cuadrilátero!

Porque si no,
¿dónde nos llevarán?
A enterrar las palomas.