30 abr. 2013

PIEDRAS Y AGUA

Río Tinto (Huelva)
                     
 
Las cimas jadean al aire blanco,
fuertes contracciones
hacen parir a la tierra.
          Deformes hijos de filo cortante
han roto su cordón.
Desigual despliegue de oquedades
que aspiran a ser esqueleto.

 
Lloran no ser la montaña
ni un vulgar promontorio en la llanura.
El sol calma sus dudas,
los posee con lentitud,  
visten de verde bajo el húmedo zaguán.
                                        se esponjan hasta la grieta.
 
 
Las tormentas del otoño los arrullan
hasta dormirse en el lomo de los árboles.
Es la violencia del torrente
ágil seductora de sus desnudos.
                     Se rinden al abrazo líquido,
                     trazos de ese amor que los esculpe.
                     Como centinelas de la orilla
                     rejuvenecen al paso del tiempo.
 

                        Orgullosos cantos rodados,
                        libres de arrugas,
                        aspiran a ser esfera,
                        que el río los ruede,
                        hacerse un hueco en el mar
                        y morir agazapados
                        sobre el rojo de los corales.
 

29 abr. 2013

DECISIÓN


                        
                                                                





                                                                                                                        ¿Por qué a mí?
Soy muy joven, no puedo ser madre…
                                               Siento pena…. No sé qué hacer.
                                               Mi padre no lo sabe.  (Niña de 16 años)


 



Su piel niña se colgó a la tristeza,
                  los ojos gritan: ¡Abrázame!
Cae el dolor a goterones.

Oculta su cuerpo el saber,
                sabe a pregunta.
Sólo es como un renacuajo
y ya le absorbe su sonrisa ingenua.

Un muro se derrumba,
el viento lo enreda todo.

Sus pies desdoblan el camino,
los pasos se cosen al suelo
y no sabe cuál es su asfalto. 

Niña  de curva creciente,
un calor prematuro
te adelanta estaciones.
 
Seca tus dudas,
decide,
nunca sin ti
será tuyo el mañana.
 
Y qué nadie te enseñe
cómo andar. 

 

27 abr. 2013

CASA VERDE

Parque Fuente del Berro

                                                       
Mi casa es tan pequeña
que la estiro en el parque.
Cuando aprietan los muros
y el día es imposible,
cerca, muy cerca,
me doy a los árboles.
Su abrazo me descalza los suspiros
y soy de la selva todo el verde.
Allí la vida que fue se me ablanda,
el escudo se agrieta,
rezuma savia dulce.
  .
 
Me deslío en el éxtasis,
hoja de suelo. 
Respirar y vivir, 

ser al sol y a la lluvia,
tan solo un brote,
en vertical.

 
 

 

 
 

 
 

25 abr. 2013

QUEDA UNA LETRA

                                 
           
Las letras se me pierden,
sin entender por qué.
Cuando queda la última,
me late la conciencia,
la salvo por no olvidar la palabra.

Encuentro la A que endiosa el amor,
sin comprender qué ocurre, 
te suelta en el desierto.
Otro espejismo asoma,
te sorprenden las dudas.
¿Amanece en la tarde?
¿O un viento rojo desdobla la esquina?

Y aparece brillante,
esa A de amistad
que abre otras páginas.
¿Quién todavía necesita mis manos?
 
 
 
 

16 abr. 2013

MAR DE PONIENTE

Águilas-Playa de las Delicias

El mar muerde la planta de los pies,
sus dientes de agua
insinúan la oscuridad del fondo. 

Llaman esas volutas de cristal,

la caricia deshecha en la memoria.
Se ciñe a cada poro la tristeza,
escapa fría. 
 
Inmersión en picado
 y el cuerpo sin destino.  

Las olas me hablan de subir,
caminar hacia el sol y no quemarse.

Si aguantara la cera,
¿quién sabe cuánto duraría un vuelo?
 
 


 
 
 



TIEMPO DE SOÑAR

Cabo de San Vicente
 
                                 
Mar, todo es mar,
ciénaga azul
 que me envuelve el futuro.
 
                                                     ¡Qué corta la distancia entre dos remos!
                  ¡Qué largo es el camino de la bruma!
     Flor de agua y sal
                      que no se abre al suspiro.
 
A ratos un destello en sus ojos,
                                   fue el sol de aquella noche.
  ¡Qué tarde para volar en su luz!
 
           El mar no existe,
                            muere en la niebla.
                                                           Entre los dedos
                                                                     aún me queda su caricia.

          Un viento
               abre sus puertas en las nubes,
la luna a medias se dispara,
                                  entre dos olas, 
                          emerge un sueño.
 

FOTO



Águilas- Playa de las Delicias

                                                                  Así el mar,
sus dedos  corretean tras mis pasos.
Las pupilas desgastadas de tenerlo,
los brazos aprendiendo cómo ver.
Y la luz, esa luz,
sigue siendo el ojo
abierto a todos los cuadros
que se cuelgan de la memoria.